Qué hacemos y cómo lo hacemos

¿Qué hacemos en LC?

Para contribuir a generar una sociedad más justa y equitativa, desde Levadura Crítica utilizamos el conocimiento como nuestra principal herramienta, a través de las siguientes líneas de acción:

Investigación social

Un conocimiento que adquirimos a través de procesos de investigación social donde se busca dar voz a las diferentes partes de la realidad analizada, con el objeto de saber más para poder intervenir mejor. Esta línea de investigación puede tomar diferentes formatos: desde la realización de investigaciones en su conjunto sobre una determinada temática y contexto, hasta sistematizaciones de procesos, evaluaciones o redacción de informes partiendo de una información dada, entre otras formas.

Dinamización y Educación para la transformación

Como dice nuestro lema “aprender para compartir, compartir para transformar”, nuestra contribución a una sociedad más justa y equitativa también se da a través de la dinamización y la educación para la transformación social. Hablamos de dinamización de procesos grupales, acompañando y asesorando sobre cómo trabajar conjuntamente, ya sea entre personas o colectivos; y también de procesos formativos sobre cualquier tema de relevancia social (género, los cuidados, investigación para la Paz, mediación de conflictos, estudios de desarrollo, pobreza, riesgo y exclusión social, urbanismo, movimientos sociales, participación social, estudios culturales, gobernanza, economías alternativas, ecología, arte, entre otras) y donde se trabaje con diferentes etapas vitales (infancia, adolescencia, adultez y personas mayores) y colectivos sociales (mujeres, migrantes, diversidad funcional, población vulnerada, etc.), como sujetos legítimos de conocimiento y agentes de transformación social.

Entendemos, por tanto, la investigación y la educación para la trasformación social, siguiendo el principio de educación permanente, como dos elementos fundamentales dentro de un proceso cíclico de aprendizaje que transversaliza los enfoques feminista, de los derechos humanos y de la ecología.

Divulgación

Para completar el ciclo de generación y gestión de conocimiento, también incorporamos una línea de trabajo relacionada con la difusión de los aprendizajes realizados en investigación, dinamización y formación.

Entre otras posibilidades, destacamos las siguientes vías de divulgación:

  1. Elaboración de manuales didácticos, bien por Unidades Didácticas o por dinámicas relativas a un determinado tema y con una población concreta.
  2. Creación artística para la difusión de proyectos con una amplia gama de formatos entre las artes gráficas, plásticas y audiovisuales.
  3. Edición de libros, tanto resultado de nuestras investigaciones y/o procesos de generación de conocimiento, como de encargos relativos a temáticas sociales.

¿Cómo trabajamos en LC?

Entendemos que para avanzar hacia una transformación social hemos de entender a la gente con la que trabajamos como sujetos legítimos de conocimiento y agentes de transformación social. Por ello, en nuestras diferentes líneas de trabajo partimos de dar valor a lo que saben las personas y a lo que hacen, su experiencia, pero también buscamos comprender sus realidades, su contexto y situaciones, reduciendo la posición de poder de la persona investigadora o docente para dotar del protagonismo justo y necesario a las participantes de los procesos.

Trabajamos desde una perspectiva práctica y aplicada del conocimiento, entendiendo que este ha de servir para algo, ya no solo en términos generales, sino para las propias personas que participan en estos procesos.

Nuestras prácticas no se orientan únicamente a trabajar a nivel conceptual, sino también en lo actitudinal y en lo experiencial. De ahí que busquemos transmitir los conocimientos no solo de una manera discursiva, sino también vivencial, entendiendo la afectividad y las emociones como herramientas fundamentales que hemos de aprender a manejar.

En nuestras intervenciones partimos de metodologías participativas adaptadas a cada contexto y grupo particular, buscando utilizar herramientas, situaciones y contextos significativos para las personas participantes, que permitan comprender mejor el proceso que se está viviendo.

Todo ello, desde un enfoque feminista y de la ética del cuidado, poniendo en valor no solo los resultados sino especialmente los procesos, las relaciones que se establecen y los aprendizajes que van más allá de lo conceptual, y cómo todo ello contribuye a combatir las desigualdades de género.

Un enfoque feminista que complementamos con una mirada atenta a los Derechos Humanos y a la Ecología, poniendo por encima el bienestar de las personas y la conservación del Medio, entendiendo éste como parte del ecosistema interdependiente del que formamos parte.